¿Es útil diseñar nuevas fuentes tipográficas?

Por Jesús Barrientos.

Es necesario cuestionar las razones por la que se debe (o se pueden) seguir diseñando fuentes tipográficas nuevas, cuando existen tantas en el mundo que pudieran solucionar cualquier problema de diseño; contrario a lo que pudiera pensarse, el diseño de una fuente (o una familia tipográfica) en pocas ocasiones se ha debido a la escasez de material tipográfico disponible. Responde más a la variedad de estilos, ya que al tratarse de una conjunción equilibrada de funcionalidad y forma, la tipografía reflejará el espíritu del contenido de un documento gráfico o una puesta en página.

Desde el tiempo de Gutenberg, la forma de la letra esconde también su función. Además de ser leída, la tipografía espera formar parte del ambiente en el que se desarrolla.

Así, una fuente que se emplea para anunciar automóviles debe tener alguna relación (inspirada o referencial) al modelo del auto, al diseño o bien al año; al tratarse de una publicación es lo mismo y la forma de la tipografía debería obedecer a una serie de adjetivos y relaciones entre los lectores, la línea editorial o los contenidos, con el tipo de fuente que se elija para componer. Aplicando esta lógica al diseño de una fuente, es la oportunidad de introducir los conceptos editoriales a la forma de las letras. Por ejemplo, si se trata de una publicación de corte clásico y europeizado entonces con seguridad querrías componerla con una fuente que aluda a Caslon o Garamond, por sus formas tradicionales.

Si la edición al contrario se trata de algo experimental y muy contemporáneo, puedes acercarte a tipografías de palo seco de contrastes extraños y formas exóticas, siempre y cuando permitan que el lector no se canse al recibir la lectura. Pero lo más importante de generar una fuente nueva es la oportunidad que tienes de darle identidad a tu producto gráfico, es decir, sería un programa ejecutable en cualquier computadora (e imprenta, o tantos otros dispositivos y medios de salida) exclusivo de dicha publicación, misma que se distinguiría de otras y que puede ayudar a concretar en una edición única en su género.

Creo que yendo un poco más allá de la utilidad, diseñar nuevas fuentes tipográficas es la oportunidad de que el diseñador separe su trabajo del resto, justo como los grandes tipógrafos e impresores del pasado han hecho aún a pesar de los siglos transcurridos, haciendo de su trabajo un objeto perpetuo y trascendente.

Regresar a Textos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s